Los sorprendentes beneficios para la salud de las paltas

16 de julio de 2014
Imprimir

La grasa buena en las paltas puede estabilizar tus niveles de azúcar en la sangre.

 

A diferencia de todas las otras frutas (sí, las paltas son frutas también), estas cremosos frutos están llenos de grasa – en promedio de 25 a 30 gramos cada una. Debido a que la grasa no tiene impacto en el nivel de azúcar en la sangre, las paltas en cantidades moderadas son una genial adición a una dieta baja en colesterol de baja densidad.

 

Pero, puedes preguntarte: ¿y qué con toda esa grasa? Hay algo beneficioso: La mayoría es grasa monoinsaturada, saludable para el corazon y del mismo tipo que la que se encuentra en el aceite de oliva. Investigaciones sugieren que una dieta rica en este tipo de grasa puede regular el azúcar en la sangre. Agregar algo de palta a tu sándwich o cualquier cosa con pan o carbohidratos haráa que la grasa ralentice la digestión de la comida, balanceando el azúcar que llega a la sangre.

 

A diferencia de las grasas saturadas en la mantequilla y la carne, la grasa monoinsaturada no aumenta la resistencia a la insulina, una condición que dificulta el control del azúcar. De hecho, la grasa buena en las paltas (así como en el aceite de oliva y las nueces) puede revertir la resistencia a la insulina, ayudando a tu cuerpo a bajar sus niveles de azúcar en el cuerpo. Las paltas también contienen más fibra soluble (la que estabiliza el azúcar y reduce el colesterol) y proteína que cualquier otra fruta.

 

Por supuesto, con la grasa vienen las calorías, así que no querrás comer paltas exageradamente – aunque probablemente no podrías, ya que una palta pequeña tarda bastante tiempo en ser digerida.

 

BENEFICIOS ADICIONALES

Las paltas son ricas en esteroles, compuestos que reducen el colesterol. También tienen vitaminas y minerales, incluyendo vitamina E, magnesio, vitamina C, folato y zinc. Onza por onza, proveen más magnesio que los plátanos.

 

Para elegir la palta correcta prueba esto: Sujeta la palta con una mano y presiónala suavemente, luego gírala al otro lado y presiónala otra vez. Si haces una pequeña presión pero no deja una hendidura (indicación de que está demasiado madura), está lista para comer.

 

PORCIÓN PERFECTA: LA QUINTA PARTE DE UNA PALTA.

Corta una palta en cinco piezas y cada una tendrá aproximadamente 55 calorías. Si eso te suena alto, compáralas con una cucharada de mayonesa o mantequilla (100 calorías) o el aliño de tu ensalada (cerca de 75 calorías). La palta tiene menos calorías y ofrece mayor nutrición.

 

MAGIA EN EL MENÚ

El guacamole es el plato clásico de palta. Agrégale curry para un sabor indú, salsa de frejol caliente o pasta de ají oriental para darle influencias asiáticas; o albahaca, tomates secos, queso parmesano y nueces de pino para el sabor de Italia.

 

Machaca algo de palta y úsala como esparcible en sándwiches (hechos con pan grano entero, por supuesto) para reducir el colesterol de tu desayuno.

 

Agrega trozos de palta a tu ensalada. Esto aumenta la habilidad de tu cuerpo para absorber los carotenoides buenos para ti tales como el beta-caroteno, presente en ensaladas verdes.

 

SUSTITUCIONES INTELIGENTES

En vez de queso en tu sandwich: Agrega una rodaja de palta, cambiarás las grasas malas por buenas.

 

En vez de queso como piqueo, un poco de palta con jugo de limón es una buena sustitución.