Historia del nombre de la palta

21 de diciembre de 2014
Imprimir

La palta, como el choclo, el higo, el tabaco y la caña de azúcar, es conocida como un cultígeno. Esto significa que es una especie cultivada que fue domesticada desde muy antiguo y que ha experimentado cambios tan drásticos bajo la selección humana prehistórica que se desconoce sus ancestros. La distribución vegetal y la evidencia de la taxonomía son compatibles con la hipótesis de que la palta se originó en el centro sur de México o por los alrededores. Los aztecas la conocían muy bien y era llamada aoacatl. Transliterado al lenguaje de hoy, el nombre azteca original para la palta es ahuacatl. Este nombre aún se usa en partes de México donde el lenguaje azteca no ha sido totalmente desterrado por el español. Su palabra para árbol es quahuitl. Así, el árbol de la palta es el ahuacaquahuitl. El viaje de aoacatl a palta es muy interesante. Esta es la historia del nombre de la palta.

 

CONQUISTADORES

“Yaharo es un buen puerto, con buenas tierras y aquí hay bosquecillos de diversos tipos de frutas comestibles, entre otras se encuentra una que luce como una naranja y cuando está lista para comer se vuelve amarillenta. Lo que contiene se parece a la mantequilla y huele maravilloso, tan buena y tan placentera para el paladar que es una cosa maravillosa”. Cuando Martín Fernandez De Encico escribió estas líneas en Suma de Geografía (1519), Florida y California aún no habían sido descubiertas por los europeos, quienes recién comenzaban a explorar un nuevo continente. No le puso nombre al fruto que se convertiría en un cultivo de horticultura muy importante para esos estados.

 

El primer europeo en dar nombre al fruto parece ser Pedro do Cieza de Leon, quien en sus escritos de entre 1532 y 1550, se refería a él con los nombre de “aguacate” y “palta”, un nombre utilizado por los incas. Los incas recién descubrieron la palta ellos mismos cuando conquistaron un área donde era cultivada. “Tupac Inca Yupanqui marchaba a la provincia de Canari y en el camino conquistó otra provincia llamada Palta, de donde trajo al cálido valle cerca al Cuzco el saludable y delicioso fruto llamado palta”. Esta descripción es de Comentarios reales de los incas, publicado en 1605 por Garcilaso de la Vega. Se sabe que la conquista de Tupac Yupanqui de las provincias norteñas ocurrió alrededor de 1450-1475.

 

Parece que todos los primeros exploradores se atoraban con el nombre azteca aoacatl y pronto fue corrompida por el español a ahucate y aguacate.

 

EXPANSIÓN POR EL MUNDO

Comenzando por con los nombres corrompidos de la tierra de origen, se llevó al fruto a otros lugares, adquiriendo nombre vernaculares locales conforme llegaba a un lugar, la mayoría derivadas de ahuacate. Un mercader inglés conocido como Hawkes, cuyos viajes a México fueron publicados por Hakluyt en 1589, mencionó haber visto este fruto que, con la usual torpeza de los primeros escritores al deletrear nombres de plantas extraños para sus lenguas, lo llamó alvacata. Esta parece ser la primera mención de avocado (palta en inglés) en una publicación inglesa. Pronto, el fruto apareció en las Indias Occidentales, donde se desarrollaron nuevas variedades. Fue en estas islas tropicales que muchos viajeros conocieron por primera vez la palta, entre ellos, el joven Jorge Washington, quién escribió en 1715 que las “agovago pears” (peras agovago) eran abundantes y populares en Barbados. En España se hizo conocido como abogado. En los países francófonos era avocatier. Entre los holandeses era avocaat. En Trinidad y Tobago, zaboca. En Jamaica, se referían a la palta de diversas formas como avocado, avocato, avacato, avigato, albecatta, o la repugnante pera del caimán.

 

 Gracias a Sir Hans Sloane, en el inglés se le llama avocado a la palta. Este distinguido naturalista publicó en 19696 un catálogo de plantas de Jamacica, entre las cuales mencionó la palta pero no describió el árbol. “El avocado (palta) crece en jardines y campos en toda Jamaica”