CUIDADO CON EL CARACOL GIGANTE AFRICANO

29 de mayo de 2017
Imprimir

Ante la aparición de caracoles africanos gigantes, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (senasa) lanzó una advertencia para evitar cualquier tipo de contacto con estos animales, por ser foco transmisor de parásitos y enfermedades.

 

Este molusco a diferencia del caracol nativo, prefiere alimentarse de desperdicios, carne en descomposición e incluso excrementos. El contacto con este animal puede afectar la salud humana llegando a provocar meningitis eosinofílica (MEE) y angiostrongiliasis abdominal.

 

Al respecto Senasa recomendó recoger los caracoles protegiendo las manos con guantes o bolsas plásticas, eliminarlos utilizando agua con sal, no botarlos a la basura y coordinar con las autoridades locales para su eliminación.